• Space
  • Space
  • Space
Compartir en:

 

Asignatura en la que se implementa:

 Investigación Social

Objetivo de aprendizaje 

Potencializar la capacidad de los estudiantes articular los fundamentos epistemológicos y metodológicos de la investigación social a la Ciencia Política.

Desarrollar sus competencias investigativas.

Implementación:

Esta experiencia está organizada en tres etapas:

 1.Inicio: Diagnóstico de habilidades de pensamiento (descripción, comparación, aplicación del conocimiento, análisis, síntesis y argumentación) y competencias (eficacia comunicativa, pensamiento sistemático, crítico e investigativo) para identificar falencias y fortalezas que permitan potencializar sus competencias (pre-test).

2Desarrollo del contenido: Ejecución y análisis sistemático de los contenidos del curso (epistemología, diseño y práctica), mediante autoevaluación, co-evaluación y hetero-evaluación cualitativa y cuantitativa entre docente, asistente y estudiantes.

3.Culminación: Contraste de resultados obtenidos con la implementación del laboratorio (pos-test).

Recursos:

Instrumento para medir las habilidades antes y después de implementar la práctica.

Resultados obtenidos:

El 77% de los estudiantes mejoró su desempeño a lo largo del curso. Se presentan progresos en el 77% de los estudiantes. De ellos, el 37% recibió asesorías para identificar falencias y construir estrategias para afrontarlas. El 19% restante tuvo retrocesos en su rendimiento (ausentismo y poca participación).

En cuanto al desarrollo de las competencias investigativas, un análisis preliminar dejar ver que:

El 44% desarrolló la competencia Aplicación del Conocimiento.

El 33% de los estudiantes desarrollaron su capacidad de Análisis.

El 17% desarrolló la competencia Conocimiento-Descripción.

El 12% desarrolló la competencia Síntesis.

Sin embargo, también se observaron casos en que el pos-test puntuaba más bajo que el pre-test. Esta situación puede ser atribuible a las dificultades que tuvieron los estudiantes para integrar los temas de la clase en la formulación de su proyecto.

Resultados:

Esta práctica promueve el desarrollo de las competencias investigativas y ayuda a que los estudiantes mejoren su desempeño a lo largo del curso.

Recomendaciones para otros profesores que quieran implementar esta práctica: Es necesario que el docente que quiera implementar esta experiencia en sus cursos tenga en cuenta que los estudiantes requieren mucha orientación fuera de clase. El acompañamiento de un asistente o monitor para esto es de gran utilidad.

 

Tema/palabras claves:

Competencias investigativas, epistemología, metodología. 

 

Información de contacto:

Profesor: Diana Rico                  Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

Acerca de:

El Banco de Buenas Prácticas

Los buenos profesores enfrentan múltiples retos en llegar a sus estudiantes y ayudarles a aprender. Esta se evidencia en las acciones que el docente desarrolla día a día en su aula, con sus estudiantes, al buscar siempre contribuir al aprendizaje de sus pupilos; es decir, docencia se caracteriza entonces por buenas prácticas. Debido a ello, compartimos la definición de una práctica docente planteada por el Ministerio de Educación Nacional: Una buena práctica docente es un conjunto de actividades, estrategias y metodologías innovadoras, pertinentes, sostenibles y replicables que cambian la enseñanza cotidiana, promoviendo aprendizajes de calidad de todos los estudiantes, con un alto potencial de ser replicables.

El Centro para la Excelencia Docente (CEDU) creó este banco de buenas prácticas con el fin de dar a conocer lo que hacen los docentes de Uninorte en sus aulas para contribuir al aprendizaje de los estudiantes. De acuerdo a Zabalza (2012) trabajar con buenas prácticas implica representar y visibilizar esas prácticas, de manera que puedan ser conocidas y transferidas a otras situaciones y actuar como puntos de referencia y/o contraste para quienes deseen avanzar en la mejora de la educación superior. Así mismo, el banco se estructuró teniendo en mente el usuario, que aspiramos sea otro docente en búsqueda de ideas para desarrollar en sus clases; para ello se tuvieron en cuenta tanto los retos como las oportunidades que representan los procesos de enseñanza-aprendizaje en el contexto universitario.

El banco consiste en un repositorio de experiencias que los docentes han desarrollado en la cotidianidad de su práctica de aula. En algunos casos son experiencias que han adelantado en el programa Laboratorios Pedagógicos, una incubadora de ideas para innovar en clase del Centro para la Excelencia Docente. En otros casos, son ideas que han implementado independiente a cualquier programa o servicio ofertado por el CEDU.

El proceso de sistematización, revisión de pares y compilación de buenas prácticas del banco fue realizado por un grupo interdisciplinario de especialistas en el tema. Cada experiencia cuenta el paso a paso de la estrategia y cómo contactar a los docentes que las lideraron.

Esperamos que pueda ser de inspiración para reconocer nuevos escenarios de innovación en las prácticas de enseñanza – aprendizaje.